Testimonio de Ulla Granholm, voluntaria danesa de UBiP

Gracias a la ayuda de Ingrid, tuve la posibilidad apoyar como voluntaria en UBiP durante tres semanas aproximadamente, en octubre del presente año.

El trabajo en UBiP tiene como base fundamental a un grupo de perseverantes y dedicados peruanos, entre ellos Ingrid y Máximo que son los pioneros. Los demás voluntarios son jóvenes universitarios de Bibliotecología y carreras afines: ellos colaboran tres veces por semana, miércoles y viernes desde las 4:00 p.m., y los domingos desde la 1:00 p.m.

Mi apoyo, durante el voluntariado en UBiP, consistía en listar los libros y sellarlos. Era una tarea fácil y al menos no exigía saber tanto el idioma. Después de un semana y media, César empezó a enseñarme a clasificar los libros por autor y otras etiquetas, aunque también había otras tareas que no logré aprender, como por ejemplo clasificar los libros en la computadora. Después de esos pasos, los libros eran guardados en cajas y estaban listos para ser donados al pueblo correspondiente.

Hace tres años viajé junto a mi esposo al pueblo de Sarhua, este es uno de los pueblos que recibe las donaciones de libros de UBiP. A través de esa experiencia me doy cuenta de que los libros realmente benefician a los pobladores. Es indescriptible la sensación que se siente al ver a uno de los pobladores con un libro en la mano.

Estoy feliz de conocer la labor de UBiP y sé que es un buen proyecto que apoya a los demás. Sus jóvenes voluntarios son increíbles, simpáticos y amables. La atmósfera que se percibe en el local de UBiP es de alegría y bienestar.

Finalmente, quiero agradecerles por todo lo que hicieron por mí durante mi estadía en UBiP. Seguiremos juntos apoyando este trabajo.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Experiencias de los becarios españoles Pablo y Serapio en UBiP

Pablo Galán, becario de la Complutense de Madrid:

 «Lo más hermoso fue levantar una biblioteca de la nada»

Este año, dos becarios más de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) llegaron a Perú para colaborar con UBiP en la implementación de bibliotecas en zonas pobres del Perú. Pablo Galán y Serapio Luengo fueron los dos bibliotecarios entusiastas que visitaron lugares como Tarmatambo (Tarma), Qasanqay (Ayacucho), Piura y Cerro Candela (Lima) llevando libros, cultura y esperanza.

«En Tarmatambo pusimos una biblioteca de la nada. UBiP había enviado allá algunas cajas, pero nosotros llegamos y vimos que las cajas aún no habían sido puestas. Con la estantería que llevamos, colocamos los libros por materias, organizamos todo e hicimos una biblioteca de verdad», narra emocionado Pablo, cuando le preguntamos sobre su mejor experiencia en nuestro país.

Para Serapio, lo mejor fue «la satisfacción personal que te llevas contigo una vez que pones en marcha actividades con los niños en diferentes bibliotecas y colegios. El observar lo que les puedes aportar algo y ver cómo son sus intereses y reacciones. Es algo que te marca y te da mucha satisfacción personal interna». Bien dicen que es más hermoso dar, que recibir.

Con labores como la clasificación y organización de libros, implementación de bibliotecas, actividades de animación y fomento de la lectura en los niños, etcétera, Pablo y Serapio dejaron huella en cada pueblo que visitaron. «El alcalde de Tarmatambo estaba encantado (…). Nos agradecieron muchísimo la labor. Los niños estaban felices de que estemos allí, nos hacían preguntas sobre de dónde veníamos, por qué estábamos allá, qué había en España, qué diferencias había entre España y Perú. Eso me gustó mucho, la curiosidad de los niños», recuerda Pablo.

Serapio colaborando con los niños de Piura.

Por su parte, Serapio comenta: «Como anécdota destacaría lo sucedido en el colegio público 14007 de Piura, en donde me impactó muchísimo que los niños, después de hacer la actividad, vinieran a nosotros a pedirnos autógrafos, como si fuésemos estrellas mediáticas o algo así. Se agolpaban sobre nosotros con tal de conseguir una firma o dedicatoria nuestra». Y es que esta labor loable no es cotidiana.

Durante su periodo de estadía en Perú, ambos profesionales pudieron observar las carencias respecto a la organización de las bibliotecas, puesto que, a diferencia de España, no existe una red que las agrupe. «He visto aquí que las bibliotecas, las pocas que hay, no están automatizadas y no están unidas. No hay un sistema de bibliotecas unificado», alerta Pablo.

De otro lado, nos explicaron la importancia de que las autoridades desarrollen eventos para que los ciudadanos se acerquen a los libros de manera entretenida. «En Europa hay un día que se llama la Noche de los Libros y todas las bibliotecas abren las 24 horas, hay recitales de poesía, cuentacuentos, etcétera. Eso en Perú podría estar bien», añade.

Contamos con ellos

A pesar de que tuvieron que regresar a España, Pablo y Serapio piensan seguir apoyando a UBiP. «Quiero difundir información acerca de UBiP en la Facultad (de la UCM) e intentar que venga gente, no sólo con una beca, sino por su cuenta propia. Me gustaría ayudar a UBiP desde España para captar no sólo voluntarios, sino libros», expresa el primero. «Volvería sin dudarlo y me gustaría poder seguir ayudando como un cooperante más de la asociación», agrega Serapio.

A nombre de UBiP, queremos expresar nuestro más alto reconocimiento y gratitud a Pablo Galán y Serapio Luengo, por acompañarnos y brindarnos su apoyo desinteresado, logrando excelentes resultados y abriendo el camino para que más voluntarios sigan sus pasos.

 Para más información sobre su trabajo, pueden leer la Memoria de Practicas presentada a la Universidad Complutense por Serapio o ingresar al blog http://bibliotekens.blogspot.com.es que narra a detalle sus experiencias en Perú.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Alumnos de Tecsup colaboran con UBiP

Alumnos de Tecsup junto a los voluntarios de UBiP.

Tras recibir una generosa donación de equipos de cómputo del colegio León Pinelo, un grupo de alumnos del quinto ciclo de la carrera de Redes y Comunicaciones de Datos de Tecsup apoyó a UBiP en las labores de revisión técnica informática, para luego poder destinar dichos equipos a diversas bibliotecas a nivel nacional.

Como es de conocimiento público, Tecsup es una institución de prestigio y ahora muestra su alto espíritu de colaboración y compromiso social realizando este trabajo que beneficiará a muchas personas carentes de recursos.

A nombre de la Asociación Una Biblioteca para mi Pueblo, les decimos: ¡muchas gracias, Tecsup!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

UBiP colabora con implementación de biblioteca en Cerro Candela

La organización Llica Peruanitos inauguró el domingo 5 de agosto una hermosa biblioteca en Cerro Candela, San Martín de Porres, gracias a la colaboración de diferentes personas y entidades, entre ellas UBiP que colaboró con la organización técnica de la colección, labor que realizaron los becarios de la Universidad Complutense de Madrid Pablo Galán y Serapio Luengo.

La presidenta de Llica Peruanitos, María Puig, junto a sus colaboradores.

Luego de develar la placa del horario de atención.

María Puig conversando con los voluntarios de UBiP, Walter Calderón y Cecilia Ferrer.

Los niños de Cerro Candela disfrutando de los juegos didácticos de su biblioteca.

Un país que lee, es un país que crece.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

UBiP recibe donación de más de dos toneladas de libros

¡Gracias Biblioteca de Guadalajara! 

Voluntarios colaborando en el recojo de los libros, encabezados por el presidente de UBiP, Máximo Kinast.

Por tercer año consecutivo, la Biblioteca Pública de Guadalajara, a cargo de Blanca Calvo, envió a UBiP cerca de dos toneladas y media de libros, resguardados en 57 cajas.

Luego de recolectar libros durante todo el año para donarlos a UBiP, esta organización realiza un mercadillo o feria donde venden los textos que no se consideran aptos para el envío. Con el dinero recaudado, pagan su transporte en barco. En esta tarea, la Asociación Madre Coraje juega un papel importante. Una vez en Perú, los libros se instalan en un depósito jesuita.

En esta oportunidad, UBiP destinará los libros, luego de clasificarlos, a las bibliotecas que desarrolló con el proyecto de la Universidad Complutense, y a las que abrirá pronto en Tarmatambo, Chuschi y Sarhua.

UBiP agradece sobremanera a todos los voluntarios que apoyaron en el recojo de los libros y su traslado a nuestra sede en Miraflores; así como a quienes los clasifican y empaquetan domingo a domingo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario